Coche en proceso de descontaminación Vehículo para baja Paragolpes de desguace para recambios Vehículo parcialmente quemado para tasación Vehículos apilados en Desguaces Palma
Zona de descontaminación
El reciclaje de un vehículo que ha dejado de ser útil es muy beneficioso para el medio ambiente ya que hasta un 95% de un automóvil puede ser reciclado y reutilizado.

El proceso es muy meticuloso y se lleva a cabo por expertos del desguace, que se encargan de la gestión medioambiental de los vehículos que ingresan a las instalaciones del Centro Autorizado de Tratamiento (CAT).

Los pasos a seguir son los siguientes:
  1. Recepción del vehículo en las instalaciones

Antes de ir a recoger el vehículo con la grúa o de que éste ingrese a las instalaciones del desguace, el C.A.T. se asegura que no existe ningún impedimento administrativo para que el vehículo sea descontaminado y reciclado. Si todos los papeles están en orden, el vehículo es trasladado a la zona de descontaminación.

  1. Descontaminación

Cuando el vehículo ingresa a la zona de descontaminación, lo primero es extraerle todos los elementos que presenten un riesgo para la salud y que son perjudiciales para el medio ambiente. Entre estos elementos se encuentran:

Cuando los componentes anteriores y otros más son extraídos, se depositan en sitios especialmente habilitados a la espera que una empresa autorizada los retire y gestione de acuerdo a la ley.
descontaminación del vehículo
  1. Recuperación de piezas

El siguiente paso en el proceso de reciclaje de un vehículo es la recuperación de las piezas que se encuentran en buen estado y por tanto, pueden seguir siendo utilizadas. Todas estas piezas son probadas por expertos mecánicos, quienes se cercioran de que los recambios no tengan ningún fallo. Luego, las piezas son etiquetadas, clasificadas y almacenadas para ser puestas a la venta a precios muy económicos.

  1. Achatarramiento
Los restos del vehículo (en especial la carrocería) son llevados a la zona de achatarramiento. Aquí el vehículo es convertido en un cubo con la ayuda de una maquinaria llamada prensa. De esta manera, el coche ya convertido en cubo puede ser transportado más fácilmente a la fragmentadora, máquina que se encargará de dividir los metales, plásticos y vidrios para que sean reciclados y utilizados como materias primas para la creación de nuevos objetos.